Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Tarta goxoa
  • Natura berriak
  • Euli fiririren festa
  • Por un sistema público de pensiones
  • Airea ez da debalde
  • Neguko argiak
  • Ezinbesteko nanoliburuak 2
  • Kilker bat autopistan
  • Amets Gaizto nire armairuan
  • Matones
  • Grisele
  • Nabarrikadas
  • Hegaztien inbentarioa irudiduna
  • Urre aroa. Seis poetas de Tierra Naba
  • Ata Pank eta Ate Punky
  • Zer behar da?
  • Lorerik Gorriena
  • Etxeak eta hilobiak

Navarra. Historia del euskera. II. Retroceso y recuperación

Obras Completas de José María Jimeno Jurío nº 37
/ Castellano
/ año 2008
/ Libro en cartoné
/ 614 páginas
Descripción

Coeditado con Udalbide y Euskara Kultur Elkargoa

Me encanta la pluralidad cultural que enriquece a sus habitantes. Y el euskera. Por su interés científico intrínseco; por su antigüedad, por haber sido lengua de los vascones y de los navarros […].
Asistimos a tiempos de recuperación de una lengua que, al igual que otras en Europa, venía siendo arrinconada. […] Prohibición de imprimir libros en euskera, por «no convenir hacer impresiones en otra lengua que la castellana, in-teligible a toda la Nación (1766)». Enseñanza escolar siguiendo normas superiores, «la primera providencia que toman los maestros es prohibir a los niños el uso del vascuence para poderles instruir con más facilidad, castigándoles en caso contrario». La sanción más común, aplicada desde el siglo XVIII al XX a los escolares por hablar la lengua materna y familiar, fue hacer llevar al malhechor, el oprobioso anillo de hierro.
La conservación de las lenguas minorizadas, el euskera en nuestro caso, es un hecho casi milagroso, si observamos la falta de apoyo e incluso la persecución sufrida durante los siglos desde ciertas instancias, en tiempo de paz y de gue-rra. Milagro de supervivencia y revitalización conseguido por el pueblo. Pese a todos los pesares. […]   
El pueblo va tomando conciencia, cada vez con más claridad y entusiasmo, del tesoro lingüístico heredado, del derecho inalienable a conocerlo y practicarlo sin trabas, mugas, cotos ni prohibiciones.
J. M. J. J.

El sitio empleará cookies para recordar su idioma y opciones de navegación, si usted está de acuerdo: