Text Size

Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Hamar hatz ttipi eta hamar behatz ttipi
  • Amama eta aitita
  • Ipuinak nahasten!
  • Bat bi hiru txiruliru!
  • Nik papaita, zuk papaita (Igarkizunak, olerkizunak eta igarkilimak)
  • Represión y terror franquista en la Diputación de Bizkaia: fusilamientos y depuración (1936-1976)
  • Ia hemen
  • Kandido eta besteak
  • Los fugados del Fuerte de Ezkaba 3ª edición
  • Adiskideak gara?
  • Aldi baterako
  • El motín de 1854 en Peralta
  • El claustro del Monasterio de Fitero
  • Atlas histórico de Navarra
  • Príncipe de Viana: el hombre que pudo reinar
  • Kezkamuxelak
  • Herejeen alaba
  • Quousque tandem...!

Merindad de Olite. VIII.

Obras Completas de José María Jimeno Jurío nº 25
/ Castellano
/ año 2005
/ Libro en cartoné
/ 428 páginas
Descripción

Historia de la Sociedad de Corralizas y Electra de Artajona

Coeditado con Udalbide y Euskara Kultur Elkargoa

«Val de Ilzarbe, como algunos escriben, o Valdizarbe según las grafías más antiguas y el uso popular en la comarca, llaman al valle navarro más meridional del partido de Pamplona.

En el extremo más occidental del valle, junto al antiguo lugar de Murugarren, nació a finales del siglo XI la villa de Ponte Arga (1085), también llamada Ponte de Arga (1116) o Pons Regine (1090), jurídica, social y administrativamente diferenciada del resto del valle.

La iglesita románica de Santa María de Eunate se alza en el fondo del valle, muy cerca de la carretera y del río Robo, casi equidistante de los pueblos de Enériz, Adiós, Muruzábal y Obanos, y algo más de Legarda, Uterga, Úcar, Tirapu, Añorbe y Puente la Reina, lo que no fue óbice para que los antiguos consideraran a Onate o Unate punto céntrico de su comunidad política y religiosa.

Entre campos llanos de trigos y cebadas, la basílica de Santa María expone el oro de su arenisca y el alma de su encanto misterioso a la contemplación y saboreo del visitante, sea devoto itinerante hacia Santiago de Galicia, amante del arte o simple paseante dominguero, deseoso de conocer rincones relajantes o gratos.»

J. M. J. J.

El sitio empleará cookies para recordar su idioma y opciones de navegación, si usted está de acuerdo:
Más información De acuerdo Rechazar