Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Kornelio
  • La soledad de la higuera
  • Amnistías, perdones y justicia transicional
  • Mundutik mundua
  • Andrezaharraren manifestua
  • La represión en Navarra (1936-1939) Tomo II
  • Bizitzea ez al da oso arriskutsua?
  • Bidean zehar
  • Kenavo, zaku bete urre!
  • Por un sistema público de pensiones
  • La represión en Navarra (1936-1939) Tomo I
  • Bordarien sorrera eta bilakaera Leitzan eta Areson (1427-1925)
  • La energía del aire
  • Ez da nire errua!
  • Bakaikuko leku-izenez hausnarrean
  • Zer behar da?
  • Osaba Otso
  • Ortzadar Arraina

El soborno del cielo

Ensayo y Testimonio nº73
/ Castellano
/ año 2005
/ 190 páginas
Descripción

¿Qué ha supuesto la religión –como catecismo y conducta cristianos– en la historia? Me atrevo a decir –osadía que me puedo permitir porque no me asiste la fe, sino los datos de la propia historia– que la religión ha constituido el más formidable escalpelo para cercenar de cuajo todo tipo de tolerancia, de ciencia, de investigación, de libertad y, en consecuencia, de responsabilidad.

La religión ha intentado capar a todo el mundo el intelecto y la sexualidad. La religión ha constituido el fundamento de muchas de las conspiraciones que se han forjado contra la inteligencia, contra la racionalidad, contra el progreso y contra la felicidad de los hombres y de las mujeres.

No quisiera molestar a nadie al afirmar que la religión es una solemne superstición, cuyos componentes más señeros son la credulidad y el fetichismo. Entiendo por superstición aquella operación mental –un tanto animista e infantil, desde luego– que funde y confunde lo personal y lo impersonal, lo exterior y lo interior, lo lejano y lo próximo, lo sensible y lo que no se ve, ni se toca, ni se oye, ni nada. Es decir, el caldo de cultivo más apropiado para dejarse sobornar por el chantaje de la promesa de la resurrección de la carne.

Vítor Moreno. El soborno del cielo. Entrevista no publicada

 

El sitio empleará cookies para recordar su idioma y opciones de navegación, si usted está de acuerdo: