Text Size

Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Ximunen baratzea
  • Ernesto eta Zelestina, Eguberriak etxean
  • Istorio bat
  • Cosimoren katiuskak
  • La obediencia vasca
  • No te pongas nerviosa
  • Duchampen inguma
  • Txoriak dira bederatzi
  • Mokotxiki
  • Eoskola. Heziketa hipermodernoa
  • Zenbakiak asmatzen
  • Arrarik arra
  • España y Navarra desde el siglo XIX
  • Nik papaita, zuk papaita (Igarkizunak, olerkizunak eta igarkilimak)
  • Pelegrinak
  • Hamar hatz ttipi eta hamar behatz ttipi
  • Ia hemen
  • Sebas Yerri [Retrato de un suicida]

Merindad de Tudela.

Obras Completas de José María Jimeno Jurío nº 35
/ Castellano
/ año 2005
/ Libro en cartoné
/ 430 páginas
Descripción

Historia, Etnografía y Folklore

Coeditado con Udalbide y Euskara Kultur Elkargoa

El folklore de nuestra tierra llana está por estudiar. Desde hace muchos lustros, los más egregios folkloristas del País Vasco han circunscrito sus investigaciones principalmente al área de la Navarra vascoparlante, sin que las poblaciones del sur les preocuparan demasiado. Conocemos bastante bien las costumbres típicas de la Montaña Húmeda, y muy poco las de nuestras Merindades de Estella, Olite y Tudela.

Lo conocido por estudiado, en el área de habla vasca precisamente, y lo desconocido por no haber preocupado a los investigadores, tiene una consecuencia lógica, palpable en el momento actual: la valoración de lo noroccidental como quintaesencia de lo vasco. Más de una vez he oído decir que, en comparación con la Montaña, la Ribera es mucho más pobre y zafia en tradiciones y costumbres. Por eso será que la juventud de la Ribera importa modos y modas de la Navarra Húmeda, lo que, al margen del fenómeno étnico-político de nuestros días, resulta más cómodo que hacer una labor seria de investigación en la propia historia y en los elementos constitutivos y determinantes del modo de ser, de sentir y de expresarse, a través del lenguaje, usos y costumbres, del navarro meridional, tan distinto del noroccidental o del nororiental.

Navarra, la Vasconia primitiva, es suma de siete regiones naturales, distintas por su geología, su morfología y paisaje, sus condiciones bioclimáticas, económicas, étnicas y culturales. Distintas, pero integradas desde la prehistoria en una unidad étnica y política, que se llamó desde la Alta Edad Media reino de Pamplona, luego Navarra y, antes, Vasconia. Si vascón es el valle de Baztan, también lo son las tierras y pueblos de las cuencas navarras del Aragón y del Ebro, por más que aquí se hayan producido interferencias moras, judías, francas, aragonesas y castellanas con mayor intensidad que en otras regiones del país. Vasconas son las montañas del nabo y del roble, y las terrazas cuaternarias del regadío del Ega, Arga, Aragón y Ebro, la ganadería lanar trashumante de la Montaña Fría y los pastos bardeneros y de las corralizas meridionales donde aquélla se crió gran parte del año y durante milenios, los txatxus del carnaval de Lantz y los cipoteros de la Ribera tudelana, el antzarajoku de Baztan o Larraun y los toros y vaquillas bravos del sur.

José María Jimeno Jurío