Text Size

Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Toponimia navarra. VII Cuenca de Pamplona. Cendea de Antsoain
  • Patagoniara Hazparnen barrena
  • Pelegrinak
  • El informe Ulises
  • Etxea
  • Mentalidad vasca
  • Ipuinak nahasten!
  • Hontz kumeak
  • Bizitzea ez al da oso arriskutsua?
  • Euskararen aztarnak Sardinian?
  • Erlea 11
  • Duchampen inguma
  • Xavier Mina
  • Toponimia navarra. X Artajona. Toponimia vasca - Artaxoa. Euskal toponimia
  • Hilvano recuerdos
  • Erlea 12
  • Diario volátil
  • 22 de septiembre, San Fermín

Sí me avergoncé de Diario de Navarra

Ensayo y Testimonio nº 60
/ Castellano
/ año 2004
/ 374 páginas
22,25 €
Descripción

Cuando se afirma que «Diario de Navarra nunca dijo sí a la democracia» queremos decir exactamente que jamás apostó por un sistema democrático como forma política de gobierno desde 1903 a 1945, que es el referente histórico en el que se desenvuelve el telón de fondo de este libro.

Durante este tiempo, puede sostenerse que Diario de Navarra tuvo una ideología integrista, reaccionaria, conservadora, prefascista y fascista sin tapujos. Nunca liberal.

Desde 1903 a 1945, defendió gobiernos autoritarios, personales y dictatoriales y persiguió toda forma progresista, fuera en clave política o cultural. Solamente se sintió a gusto con la Dictadura de Primo de Rivera, que apoyó más que nadie, tanto que transformó el periódico en su Boletín oficial. Y en cuanto a la dictadura del Innombrable, la cosa es más grave: Garcilaso, director del Diario, fue cerebro e impulsor primero del Golpe Militar contra el Gobierno democrático y legítimo de la II República. El Diario no sólo elevó a los altares de la adoración a Franco, sino que, también, mostró su adhesión inquebrantable a Hitler y a Mussolini, en quienes vio la encarnación suprema del Bien y la salvación de la Civilización de Europa. El ocaso del nazismo y del fascismo alemán e italiano respectivamente no fue impedimento para que Diario defendiera el franquismo –que era la forma de ser fascista en España– hasta la muerte de Garcilaso, en 1962, y de Franco, en 1975. Y hoy, en 2004, en ningún momento ha condenado el franquismo, porque hacerlo sería condenarse a sí mismo.