Text Size

Erosketa

 x 

Saskia hutsik dago
  • Bidaiak
  • Cocina tradicional para jóvenes
  • Toponimia navarra. VII. Cuenca de Pamplona. Cendea de Antsoain
  • Zaldi beltzak zeruan
  • Ez da erraza, katagorri!
  • Kezkamuxelak
  • Txori baten portreta egiteko
  • Ernesto eta Zelestina, Simeon galdu da
  • La luz, la tierra, el árbol, el cielo
  • Rocka puntua!
  • Lurraldea eta herria
  • España y Navarra desde el siglo XIX

Memoria poética

Ganbara 31

Hizkuntza Gaztelera

2018. urtea

80 or.
12,00 €
Description

Logo icono pdf

ITZIAR ANCÍN MARINA AOIZ  INMA BIURRUN  TOMÁS CASADO  IÑAKI DE MIGUEL ALFREDO DOMEÑO  ISABEL HUALDE MIKEL IRIGUIBEL  SAGRARIO LECUMBERRI SILVIA MARAMBIO  IOSU MORACHO  ARANTXA MURUGARREN  DANIEL OTEGUI JUAN ANDRÉS PASTOR  TERESA RAMOS  ISABEL RIVAS  VENTURA RUIZ  MIKEL SANZ

«En este libro –tarea colectiva del ilustrador José Ramón Urtasun y de 18 escritoras y escritores– se hacen presentes muchos de los protagonistas y escenarios de la tragedia, en una tierra donde no hubo frentes militares […]. Del recuerdo de las víctimas de la violencia y de la guerra nos queda una experiencia de incomparable valor. Hemos aprendido a ver los acontecimientos de la historia desde abajo, desde la perspectiva de las personas marginadas, oprimidas, violadas, insultadas, exterminadas. Desde el punto de vista de quienes sufren.»

JAVIER PAGOLA LORENTE

Todas aquellas palabras que no fueron pronunciadas, todas aquellas lágrimas que no fueron derramadas, todos aquellos matices que no guardan ni el blanco ni el negro piden a gritos salir a la plaza, pidiendo permiso para que se desborde sin medida toda la rabia contenida en estos años. Inoiz ahoskatu ez ziren hitzek, inoiz isuri ez ziren malkoek, zuriak edo beltzak, inoiz gorde ez zituzten ñabardurek plazara irtetea oihuka eskatzen dute, urte guzti hauetan gordetako amorruak gainezka egiteko baimena eskatuz.

ORREAGA OSKOTZ

«Estas pinturas y estos poemas son portadores y, a la vez, donantes, traen y ofrecen, asumen que los seres humanos somos responsables unos de otros y desde esa decisión, una responsabilidad que alcanza al oprimido e incluye en ella a los desaparecidos, a los antepasados de la causa democrática, se constituyen en un refugio, en una casa de huéspedes civiles, un último territorio de amparo ante la repugnante épica de los militarismos y la pervivencia de la satrapía política.»

JUAN CARLOS MESTRE