Text Size

Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Txoriak dira bederatzi
  • Dinosauroen inbentarioa irudiduna
  • El motín de 1854 en Peralta
  • Atlas histórico de Navarra
  • Bat bi hiru banpiro
  • Muertes oscuras
  • El informe Ulises
  • Mikro-ipuinak 2017
  • Hontz kumeak
  • Ipuinak nahasten!
  • Istorio bat
  • Hiru hartzak
  • Patagoniara Hazparnen barrena
  • Cuatro estaciones en un día
  • El iceberg navarro
  • Arrarik arra
  • 22 de septiembre, San Fermín
  • Toponimia navarra. X Artajona. Toponimia vasca - Artaxoa. Euskal toponimia

Cien años de Gamazada

/ Castellano
/ año 2002
/ 166 páginas
9,90 €
Descripción

La Gamazada (1893-1894) fue un impresionante movimiento popular y municipal que surgió como protesta por el ataque del gobierno español contra Navarra. Uno más del permanente sometimiento que nos impuesieron tras la conquista armada de 1512 y la destrucción de nuestra independencia peninsular.

España ya había aprovechado su victoria en la I Guerra Carlista para cercenar nuestras instituciones, imponiéndonos la llamada Ley Paccionada (1841) –defendida por algunos como ¡un logro!–, que eliminó nuestro statu quo como reino distinto de España, para degradarnos al rango de una provincia más.

Con la Gamazada, Navarra reclamó la reintegración foral plena, pero fue la propia Diputación quien se encargó de reconducir la situación y venderse a los intereses del gobierno español. Ejemplo bien distinto fue el del síndico Sagaseta de Ilurdoz, desterrado por los españoles en 1834 por negarse a otorgarles el informe que pretendía la anulación de nuestras Cortes; su dictamen es el último informe libre que tenemos los navarros y un modelo al que atenernos:

«Sentado al verdadero origen y naturaleza del Reino de Navarra, es forzoso convenir en que ningún otro reino, […] tiene derecho para dictar providencias al mismo, introducir novedades, confirmar ni modificar sus fueros o constitución, sujetarlos al convenio, ni variar la Diputación permanente […]: todo ello será peculiar y privativo de los tres estados de dicho Reino, obrando por sí solos, sin fuerza, sin intervención, sin concurso de ningún otro reino».

Este libro nos muestra que los impostores no cambian: imposición del nacionalismo español, campañas de prensa difamatorias orquestadas desde la Corte, ataques contra la lingua navarrorun, políticos que pretenden hacernos creer que la destrucción de cualquier vestigio de nuestro Patrimonio histórico y de nuestras instituciones independientes es el objetivo de un buen navarro y no el de un traidor; en fin, caras diferentes de un mismo sometimiento inacabado.